Ser auténticos: esa es la actitud. Esencia y presencia.

14 de octubre de 2022 Por admin

“El arte es una expresión de alegría y temor reverencial. No es el intento de compartir las virtudes y esfuerzos de alguien con el público, sino un acto espiritual desinteresado. Nuestro efecto no es algo que tengamos que saber. No está bajo nuestro control. Siempre que luchemos para hacer nuestras intenciones puras, sin ningún deseo de manipulación, y claramente, dirigidas hacia un fin concreto y sencillo, nuestras interpretaciones serán puras y claras.” (David Mamet, en “Verdadero y falso”,1997)

 

A mi, la vida me ha obligado a ser auténtico y a ser humilde, pero esto no quiere decir que lo haya logrado. Sufro porque no lo consigo. Y sufro porque he conocido la autenticidad y la humildad, y las anhelo, pero por ello también mi frustración al no alcanzarlas es frecuente. Debo ser de aquellos nacidos para sufrir o para perder, para afrontar dificultades. Por momentos , a veces envidio a quienes no las han tenido, pero también a veces me avergüenzo de lo poco “grandes” que han sido mis dificultades. La cuestión es, por lo visto, sufrir.

Bueno, no es esto de lo que quiero hablarte, sino del olvido de uno mismo, la entrega al momento… ESTAR en el SER. A algunos nos gusta el arte o incluso nos convierte en adictos, por el hecho de buscar y encontrar una vía a otro mundo. A veces por huir de los problemas, reales o imaginarios, otras por placer, por búsqueda del éxtasis, o al menos la ebriedad o el estado de ensueño. Pero esto no se consigue solo con desearlo, sino que que requiere un esfuerzo y una práctica. Hay que estudiar, hay que aprender a sentir, hay que servir a los demás, hay que superar la frustración (a las buenas o a las malas). Hay que ser honesto con uno mismo. Hay que reconocerse y reconocer nuestras fortalezas y nuestras flaquezas.